¿Un Psicópata puede llorar?



Una de las características más representativas de los psicópatas es su falta de emociones, sentimientos o empatía. Si no poseen estos aspectos de la personalidad, ¿cómo es que pueden llorar? ¿puede que no sea psicópata si llora?

Todos conocemos las llamadas “lágrimas de cocodrilo” ¿verdad? Pues así son las suyas. Falsas, forzadas, simuladas para adaptarse a la situación en la que se encuentra. Momentos en los que se espera que una persona normal llore, como un funeral, una fuerte discusión o una película sentimental. Si no lloraran podría parecer extraño, por lo que no pueden arriesgarse a llamar la atención.

Es una habilidad que poseen, la capacidad de adaptación para ser socialmente aceptados.

Se trata de una puesta en funcionamiento de lo que se llama “empatía cognitiva” es decir, saben como se sienten las otras personas, sin sentir lo mismo que ellos. Este tipo de empatía les hace reconocer sentimientos y entender el estado emocional que tienen los demás, esto les permite actuar de la misma forma, aunque no sean capaces de sentir lo mismo.

Su gran capacidad para mentir y fingir les hará adaptarse a las situaciones como si de un camaleón se tratara. ¿Hay que llorar? Pues se llora. ¿Hay que decir: te acompaño en el sentimiento? Tendrás la percepción de que así es, aunque le importe un pimiento eso que te está pasando. Pero nunca te darás cuenta.

Si en alguna ocasión el psicópata llora y no es porque lo requiera la situación, será porque no ha conseguido en determinado momento aquello que deseaba. Si se pone un objetivo (a corto plazo, por supuesto) y se da cuenta que no ha sido capaz de alcanzarlo, podrá derrumbarse. Solo le importa aquello que le concierne a sí mismo.

Así que no te dejes engañar, si una persona no llora en un momento en el que socialmente estaría “obligado” tranquilo, no estás con un psicópata. Tendrás delante a una persona bastante introvertida, que no muestra sus emociones en público. El psicópata siempre llorará, aparentando estar integrado con el resto de los mortales.