¿Cuál es el perfil de un psicópata?

Estamos acostumbrados a la imagen del psicópata que el cine y la televisión han creado sobre nosotros. Relacionamos al psicópata con un asesino despiadado, y nada más alejado de la realidad. Cualquier persona que nos rodea puede ser psicópata, llevar una vida normal y aceptada socialmente, pero esconder dentro de sí una personalidad fría, carente de empatía y capaz de manipular a los demás facilmente por su carisma y encanto natural.

 

Perfil de un psicópata:

  1. Falta de remordimiento
  2. Falta de empatía
  3. Manipulación
  4. Egocentrismo
  5. Mentira patológica
  6. Insensibilidad
  7. Disfunción afectiva en la esfera interpersonal
  8. Violaciones persistentes de las normas sociales
  9. Explotación de los demás sin sentimientos de culpa

Según Cleckley, pionero en la investigación sobre psicopatía, afirmó que no responde a clases sociales. Normalmente asociamos al psicópata con personas de escalas sociales bajas, delincuentes y reclusos en instituciones penitenciarias. Sin embargo, éstas personalidades se encuentran más frecuentemente de lo que creemos en posiciones sociales bastante respetadas. Cleckley, en 1964 desarrolló el perfil de un psicópata basándose en 15 criterios:

  1. Encanto externo y notable inteligencia.
  2. Inexistencia de alucinaciones y de otras manifestaciones y del pensamiento irracional.
  3. Ausencia de nerviosismo o de manifestaciones neuróticas.
  4. Indigno de confianza: mentiras e insinceridad.
  5. Falta de sentimientos de culpabilidad y de vergüenza.
  6. Gran pobreza de reacciones afectivas primordiales.
  7. Pérdida específica de intuición.
  8. Conducta antisocial, sin aparente remordimiento.
  9. Razonamiento insuficiente y falta de capacidad para aprender de la experiencia vivida.
  10. Egocentrismo patológico e incapacidad para amar.
  11. Irresponsabilidad en las relaciones interpersonales corrientes.
  12. Conducta desagradable y exagerada, a veces con consumo exagerado de alcohol.
  13. Amenazas de suicidio raramente cumplidas.
  14. Vida sexual impersonal, frívola y poco estable.
  15. Incapacidad para seguir cualquier plan de vida.

Según Hare: “Los psicópatas utilizan encanto superficial, manipulación, engaño, intimidación y violencia para controlar a otros y satisfacer sus propias necesidades egoístas, … Carecen de conciencia y sentimientos hacia los demás, con sangre fría cogen lo que quieren y hacen lo que les apetece, violando las normas y expectativas sociales sin el más leve remordimiento, culpa o vergüenza”.

Tenemos que tener claro que no son “locos”, ya que son capaces de distinguir claramente entre el bien y el mal. En todo momento es consciente de lo que está provocando en el otro y lo usará en su propio beneficio. La mayoría de los psicópatas no son delincuentes, sino más bien individuos que aprovechando su encanto y habilidad para manipular, engañan y arruinan la vida de todos aquellos que se asocian personal y profesionalmente con él.

Para comprobar la posible personalidad psicopática de un individuo, podemos realizar el test de valoración, el PCL-R de Hare.