Las mujeres psicópatas

¿Existen mujeres psicópatas? ¿Cómo son? ¿Cómo actúan? Cuando pensamos en la palabra psicópata, automáticamente viene a nuestra mente la imagen que durante años el cine y la televisión han creado en nosotros. Ese hombre con una motosierra o cuchillo y la cara ensangrentada que va sembrando el terror allá por donde pasa.

mujeres psicópatas

Sin embargo, esto no corresponde a la realidad, ya que no todos los psicópatas son asesinos en serie ni criminales. La mayor parte de ellos están integrados en nuestra sociedad. Y sobre todo, no todos los psicópatas son hombres.

En ambos casos, psicópatas hombres y mujeres, viven a nuestro alrededor y forman parte de la sociedad en la que vivimos. No cometen delitos y pasan desapercibidos entre las demás personas. Aún así, son perjudiciales para aquellos que les rodean, sobre todo en sus relaciones familiares, de pareja y en su entorno laboral.

Las mujeres psicópatas (integradas) no cometen asesinatos o crímenes contra la sociedad. Están completamente integradas y llevan una vida normalizada. Sin embargo, convierten en un infierno la existencia de aquellos que tienen cerca.

Normalmente son mujeres de éxito en su actividad profesional. Empresarias, políticas, encargadas o jefas de departamento. Pero sobre todo esposas, novias, “amigas” y madres.

Se caracterizan por disponer de un gran encanto superficial, resultan atractivas, seductoras y persuasivas. Tienen una gran capacidad para la palabra. Parecen simpáticas, divertidas, carismáticas e ingeniosas. Sin embargo, la realidad es que son unas grandes manipuladoras, a las que no le importa lo más mínimo los sentimientos de los demás, aunque aparente ser de lo más empática.

Sus principales características son:

  • Ocultamiento de la verdad. Su forma de actuar es totalmente una simulación. Aparentar ser empáticas y tener buenos sentimientos e intenciones. Se trata de una gran farsa. No sienten alguna emoción, aunque demuestren lo contrario. Saben perfectamente cómo tienen que comportarse para obtener la confianza de los demás. Quieren parecer las mejores en todo lo que hacen, ya sea en el ámbito personal como profesional. Sin embargo, es todo una gran mentira, son estupendas actrices. Su interpretación sería merecedora de un premio Oscar.
  • Mantenimiento del control. A través de esta cualidad, muestran su razón de vivir, su gran ego e intención de dañar a los que la rodean. Su único objetivo es alcazar sus objetivos, y para ello es necesario que todo esté bajo su control. Esto significa dominar su entorno, tanto laboral como personal. Realizan un minucioso estudio sobre qué personas pueden actuar y elaboran su pensada estrategia. Su gran capacidad para engañar alcanza su máxima expresión y no dudarán en amenazar o utilizar cualquier medio que consideren necesario para obtener los beneficios que buscan.

 

¿Cómo son las mujeres psicópatas?

 

Seguridad en sí mismas y gran encanto superficial

Se trata de mujeres que muestran una imagen “ideal” a la sociedad en la que viven. Encantadoras, simpáticas, inteligentes, luchadoras, comprensivas… Su personalidad resulta ser muy atrayente para las personas que le rodean o se cruzan en su camino.

Sin embargo toda esta fachada, es solo una creación que la mujer psicópata ha elaborado para resultar atractiva y atraer a hombres o mujeres con la única intención de alcanzar sus objetivos. Sus relaciones serán siempre superficiales y estarán asentadas en una gran mentira.

Manipulación, mentira y adulación

Lo más importante para ellas es alcanzar su objetivos. Estos pueden en su ámbito personal o laboral. Cualquier artimaña es válida para ellas. Como se dice “el fin justifica los medios”. Por este motivo no dudarán en mentir y manipular a quien sea necesario para conseguir aquello que se han propuesto.

Su facilidad de palabra y su habilidad para actuar les permite ganarse la confianza de las personas que le rodean. Llegadas a ese punto es fácil para ellas engañar o estafar para obtener su beneficio.

Cuando reconocen a una persona que identifican como fácil de manipular, pasan a la acción. Harán promesas que nunca cumplirán y los adularán públicamente. Si en algún momento ven que su objetivo no da la respuesta que ella espera o su beneficio no resulta alcanzable, todo se invertirá. No dudará en atacarla y humillarla. Durante este proceso disfrutará, ya que despreciar a los demás es algo que le llena de satisfacción.

Narcisismo, frialdad y gran sentimiento de autovalía

Su nivel de autoestima roza las nubes. Son frías emocionalmente y sus conductas son narcisistas. No consienten sentirse inferiores a nada ni a nadie, y en ocasiones pueden presentar incluso delirios de grandeza.

Les encanta ser admiradas, se sienten omnipotentes y sus metas de éxito son ilimitadas. La mujer psicópata integrada se siente como una reina, y así quiere que los demás la vean. Aunque no sea así, quieren aparentar un alto estatus social y económico, por lo que suelen vivir por encima de sus posibilidades reales e intentarán rodearse de personas que así sean y que puedan satisfacer sus exquisitos gustos.

Incapacidad para mantener relaciones personales sanas

Las mujeres psicópatas son incapaces de establecer las bases de una auténtica relación. Esto quiere decir que amor, respeto y fidelidad no entran en su repertorio de intenciones, sentimientos o compromisos.

Sus relaciones están basadas en una gran mentira y hacer sufrir profundamente a la persona que tienen al lado. Los protagonistas son la manipulación, las infidelidades y la coacción. Aunque no físicamente, la agresión está presente en sus relaciones. Estos ataques son psicológicos y emocionales y causan un importante daño en la otra persona. Su único objetivo es aprovecharse de ellos o ellas para obtener los beneficios que le interesan.

La amistad tampoco existe en sus vidas. Si mantienen una relación con alguien, esta puede calificarse como “conocido/a” y lo será por un tiempo limitado. Cuando la otra persona se de cuenta de cómo es realmente se alejará de ella. Para la psicópata no representará un problema, ya que se dispondrá a encandilar a otros y su juego continuará.

Falta de empatía, remordimientos y sentimiento de culpa

Si bien la mujer psicópata no siente empatía hacia los demás, sabe perfectamente cómo debe actuar en cada situación. Esto es, reconoce el estado emocional que experimenta la persona que tiene de frente. De este modo, entra en la perspectiva del otro y asume e rol necesario para hacer creer a la otra persona que también ella está sintiendo esta emoción.

En ningún momento reconocerá realmente que ha cometido un error ni será capaz de darse cuenta del daño que ha podido causar. En el hipotético que pudiera disculparse, esta excusa no será sincera. Se trata únicamente de una artimaña que le ayudará a conseguir el objetivo que está buscando.

Su “disculpa” o “lo siento” entra parte de su estrategia para ganar algo de tiempo o convencer a la otra persona. Saben perfectamente cuándo usar estas palabras mágicas.

Habilidad para reconocer emociones e imitar sentimientos

Aunque las mujeres psicópatas no tengan sentimientos, son totalmente conscientes de que las demás personas sí los poseen. De esta manera, utilizan todas sus mañas para tocar el “corazón” de quien tienen en frente.

Uno de sus trucos infalibles es hacerse la víctima ante cualquier situación que cause efecto en la sociedad. Son capaces de realizar falsas denuncias, darse de baja en su trabajo o fingir que padecen alguna enfermedad grave.

Cuando hayan conseguido despertar estos sentimientos ajenos, se aprovecharán de la situación y utilizará estas emociones en su propio beneficio.

Repetición de conductas e incapacidad de aceptar críticas

Si alguien la critica, la mujer psicópata no tardará en reaccionar. Se justificará y dará todos los argumentos posibles para hacer que la culpa recaiga sobre los demás. Gestionará la situación aunque tenga que llegar a extremos. No tolerará ser cuestionada ni juzgada públicamente.

Su patrón de conducta es estable y repetitivo en el tiempo. Si algo funciona ¿por qué cambiarlo? Se comportarán de igual modo con las personas que se crucen en su vida, ya sean parejas, compañeros de trabajo, familiares y todas aquellas personas que se crucen en su camino.

Estilo de vida parásito

Las mujeres psicópatas utilizan a los demás según sus intereses. Tratan a las personas como cosas y las manipulan para conseguir beneficios. Según ellas debe ser así, esas cosas les corresponden por derecho, como si de la dinastía se tratase.

El trabajo y las responsabilidades son aburridos y ellas tienen demasiado ego para asumir este tipo de disciplinas. Por este motivo, establecerán relaciones en las que dependen financieramente del otro.

Es necesario aprovechar las oportunidades y apenas se den cuenta de que existe alguna posibilidad de manipulación, entrarán al juego de vivir a costa de los demás.

Irresponsabilidad

La responsabilidad no forma parte de sus planes. Ellas son especiales y su autopercepción no les permite llevar una vida en la que tengan que comprometerse, llevar una disciplina o establecer algún compromiso.

No dudarán en ausentarse del trabajo, incumplir acuerdos, vulnerar normas o romper contratos. No consideran que ellas deban estar sometidas a normas. Las palabras compromiso o responsabilidad no entran dentro de sus planes.

Cómo actuar

Las mujeres psicópatas integradas en la sociedad son especialmente nocivas para aquellos que las rodean. Sobre todo en una relación de pareja o si se mueve en tu ámbito laboral.

Existe una gran diferencia entre las cosas que dicen y cómo se comportan después. Si detectas que repetidamente no existe coherencia entre ambos aspectos, puedes empezar a encender las alarmas.

Si te das cuenta e intentas evitarla, las consecuencias también estarán presentes. No toleran el rechazo o sentirse inferiores a nadie.

Es necesario mantener una actitud atenta, ya que se trata de personas realmente tóxicas que pueden perjudicar diversos ámbitos de la vida. Intentarán manipular, controlar y sacar el máximo beneficio. Para ellas es fácil usar su atractivo y facilidad de palabra para obtener lo que quieren.