Fases de la muerte humana

La vida supone un complejo conjunto de fenómenos bioquímicos que se mantienen en un equilibrio constante. Es esencial comprender que la muerte es un “proceso” que, dependiendo de la intensidad y cualidad de la agresión que la desencadena, tendrá una duración diferente. Sin embargo, está constituido por una sucesión evolutiva de fases de desestructuración progresiva del funcionamiento integrado del organismo como unidad biológica.

fases de la muerte

Estas fases se solapan entre sí, sin solución de continuidad, por lo que no se puede precisar cuando acaba una fase y comienza otra.

Según el profesor Gisbert Calabuig, podemos distinguir las siguientes fases de la muerte:

Fases de la Muerte:

1. Muerte aparente

Abolición aparente de las funciones vitales. Se trata de un estado patológico del cuerpo humano en el que la persona está viva. Sin embargo sus funciones vitales, circulatorias, respiratorias, neurológicas, etc., son tan débiles que parece que ha fallecido.

Supone:

  • Pérdida de la conciencia.
  • Inmovilidad neuro-muscular
  • Ausencia aparente de latido cardiaco y pulso, además de movimientos respiratorios (en realidad son muy débiles).

2. Muerte Relativa

Es una prolongación de la agonía. Es un estado caracterizado por la suspensión efectiva y duradera de las funciones nerviosas, respiratorias y circulatorias, siendo posible, en algunos casos, mediante maniobras extraordinarias de reanimación la recuperación del individuo.

3. Muerte Intermedia

Es una extinción progresiva de las actividades biológicas de supervivencia. En este momento no resulta posible recuperar la vida del sujeto.

4. Muerte absoluta

Esta fase corresponde a la desaparición de toda actividad vital. Siguiendo la definición de A. Patitó, la muerte absoluta es “el cese definitivo o irreversible de las funciones vitales, respiratoria, cardiovascular y nerviosa”.