La historia de David Berkowitz 

david berkowitz biografia

Para muchos estadounidenses David Berkowitz es el rostro del demonio. Entre 1976 y 1977 disparó a 13 personas, matando a 6 de ellas. Una infracción de tráfico llevó a la policía a la casa de David. Fue arrestado en agosto de 1977 y condenado 365 años a prisión.

 

David Berkowitz biografía corta

  • Nació el 1 de junio de 1953, en Brooklyn, Nueva York.
  • Cuando tenía 3 años, lo llaman David Richard Berkowitz.
  • Sus padres, Nathan y Pearl Berkowitz le explicaron que fue adoptado y que su madre murió al dar a luz.
  • Fue un niño consentido, el padre estuvo ausente, siempre trabajando.
  • Los niños se reían de él por ser adoptado y se sentía culpable por la muerte de su madre. 
  • Amaba a su madre adoptiva, pero empezó a atacarla verbalmente y a echarle la culpa de ciertas cosas. Le lanzaba objetos y la insultaba.
  • Envenenó a la mascota de su madre. Lo veía un competidor con el cariño de su madre. David piensa que ella nunca sospechó. Los profesionales piensan que mató al animal porque tenía fácil acceso a él y tenía ganas de matar.
  • A los 10 años lo llevaron a un psicólogo infantil. Era un niño reservado que no permitía que nadie entrara a su mente.
  • Era un niño problemático. Tenía problemas en la escuela y en casa.
  • Decía que por las noches se escapaba y vagaba por las calles de Nueva York como un vagabundo.
  • Cuando murió su madre adoptiva, enferma de cáncer, David quedó devastado.
  • Luego, se mudó con su padre a un complejo habitacional en el Bronx. Allí empezó a mostrar su mal comportamiento. Cometió vandalismo menor e inició varios incendios. Nunca fue atrapado.
  • En 1971, cuando tenía 18 años, su padre se casó de nuevo y él se alistó en el ejército. Fue destinado a Corea, donde se entrenó como tirador con un rifle M16.
  • Intentó buscar novia entre las prostitutas coreanas que estaban cerca de la base militar, pero no tuvo mucho éxito.
  • Empezó a mandar extrañas cartas a la casa de su padre donde decía que sentía convertirse en lo que era, tonto, detestable, horrible y destructivo.
  • Le suplicó a su padre que olvidara que una vez tuvo un hijo y que alguna vez existió.
  • En 1973, cuando tenía 20 años, el ejército lo traslada a EEUU.
  • Allí busca a Dios, ya que anhelaba tener compañía de alguien. Junto a otros compañeros, se convirtió en baptista. Le sorprendió como las familias se reunían los domingos y rezaban juntos. Tenía muchas ganas de formar parte de este grupo.
  • El 24 de junio de 1974 el ejército le da la baja con honores. Regresó a su casa en nueva york y no vuelve a ir una celebración baptista.
  • Su padre se mudó con su nueva esposa a Florida, y David se quedó solo. Estaba perdiendo el control.
  • A los 21 años se muda a un apartamento y encuentra un trabajo a tiempo completo como vigilante de seguridad en un depósito.
  • 1975 fue una época de muchos incendios en la ciudad de Nueva York. David inició 1488 incendios que documentó cuidadosamente en su diario. Lo hizo porque así pudo obtener un gran sentido del poder, dominación y control, simplemente incendiando algo.
  • Durante el día, investigaba para saber de quién era hijo. La gente le dijo que la historia de que su madre murió cuando él nació era lo que le contaban a todos.
  • Finalmente, supo la verdad por su padre adoptivo, la madre biológica de David estaba viva y quedó muy sorprendido.
  • En los papeles de la adopción, apareció el nombre que le pusieron al nacer “Richard David Falco” y los nombres de sus padres biológicos “Betty y Tony Falco”. Intentó localizarlos durante meses, pero no encontró nada.
  • Frustrado y solo, dijo que se uniría a un culto satánico. El mismo culto por el que cometió unos homicidios, según indicó más tarde.
  • David manifiesta que se conecta fácilmente con las fuerzas oscuras que el grupo adora. Luego realizó un pacto de sangre para servir al demonio.
  • David alega que el grupo le hizo sentirse como que pertenecía a una familia, así que acepto todas las ideas. Berkowitz llevó todo al extremo.
  • Al mismo tiempo, continúa buscando a sus padres biológicos. Después de un año, encontró el numero de teléfono de su madre. Sus expectativas aumentaron. Pensó que seria un momento glorioso, imaginó que la abrazaría cariñosamente.
  • Resultó uno de los momentos mas decepcionantes. Fantaseó con que su madre era hermosa, pero resulto una persona ordinaria. La definió como “una mujercita temerosa y nerviosa”. Betty se disculpó por haberlo abandonado y lo llamó su pequeño Richy. Ocultó que lo había desilusionado y le dice que la ama y la perdona.
  • Ella le confesó que en realidad Tony Falco no era su verdadero padre, sino que era fruto de una aventura que tuvo con un empresario casado y con hijos. Este hombre se negó a sustentar a un hijo ilegítimo y ella pensó que no tenía otra opción que dejarlo en adopción.
  • Empezó a frecuentar a su madre y a su hermana, pero poco a poco las visitas disminuyeron y poco a poco terminaron. Poco después escribió que estaban entrandole ganas de matarlas. Por eso se alejó.

 

El asesino del calibre 44

La víspera de navidad de 1975 David condujo hasta su viejo vecindario, llevando con él un cuchillo. En la oscuridad atacó a una muchacha de 14 años. Intentó acuchillarla, pero la chica grita, se defiende y logra asustarlo. Accidentalmente David se corta y huye en medio de la noche. La adolescente no murió, porque no lo vio en el periódico, así que pensó que no era un modo eficiente para matar, por lo que quiso buscar un modo eficaz. Así cambio a las armas.

En el verano de 1976 se impuso en Nueva York la moda de las discotecas y mientras las parejas bailaban y se divertían, David pasaba las noches solo como vigilante.

Unos meses mas tarde deja el trabajo y se muda de apartamento porque el perro de los vecinos lo molestaba. En el nuevo apartamento, vuelve a quejarse de un perro que ladra.

Desde 1976 a 1977 David va de un empleo a otro. Fue taxista y obrero de construcción hasta que encuentra un empleo en las oficinas de correos del Bronx.

Solía ir a la playa para despejarse y un dia tomó una decisión que explicó en una carta.

Fue a visitar a un ex compañero del ejército, que lo ayudó a comprarse una pistola de calibre 44 para protegerse en el camino de vuelta a Nueva York. Compró las balas en Texas. No quería comprarlas en NY porque pensó que lo rastrearían muy fácilmente.

En julio de 1976 un impulso dentro de él lo llevó de nuevo a las calles de la ciudad, en la búsqueda de una mujer para matarla.

Vio a dos chicas que se despedían en un coche. Aparcó cerca y se acercó caminando a ellas. Sacó el arma de una bolsa de papel y les disparó. Una de ellas murió, pero la otra sobrevivió y pudo dar una descripción del asesino, aunque no se recordaba de la cara. Berkowitz se enteró por el periódico que había matado a una de ellas.

Las siguientes víctimas fueron una pareja que estaban sentados en el coche. Luego disparó a otras personas que estaban en el exterior de su casa. Nadie sospechaba de él.

Mientras daba vueltas en su coche buscando víctimas, llevaba un maletín de primeros auxilios en el maletero. También buscaba alguien a quien salvar, quería sentirse héroe. Compensar esos sentimientos terribles.

En otra ocasión, disparó a una pareja que se encontraba en su coche. La chica murió poco después. Esta escena, dio a la policía algunas pistas. Había una bala en el parabrisas del coche. Se trataba de una bala grande, de una pistola de grandes dimensiones.

Los investigadores pensaron que el año anterior se había cometido un crimen con una pistola de similares características. Un experto de balística convirtió el sentimiento en algo más. Se trataba de un psicópata que estaba usando una pistola Bulldog calibre 44.

La quinta escena del crimen tuvo lugar el 8 de marzo de 1977 en el barrio de Queens. Una joven universitaria de 21 años que salió del metro para dirigirse a su casa. David la apuntó con una pistola a la cara, ella se protegió con los libros, pero el disparó a través de ellos, metiéndole una bala en el cerebro. La víctima murió casi instantáneamente.

Después de este crimen, los investigadores obtienen pistas importantes. La bala que estaba en el cerebro de esta chica coincide con la de la chica que murió en julio de 1976.

Se determinó que estaban ante la misma persona y que había que alertar a la población. La policía anunció que un hombre al que llaman “el asesino del calibre 44” está libre en la ciudad de nueva York y probablemente vuelva a atacar. El pánico invadió la ciudad.

Las mujeres se cortaron el cabello y lo tiñieron de rubio porque creen que el objetivo del asesino son las morenas de pelo largo.

En abril de 1977, un mes después del asesinato de la joven univesitaria, David envió una carta a un vecino, amenazándolo con tomar acciones legales contra él si no hace callar a su perro. Nunca obtuvo una respuesta.

El 17 de abril de 1977 estuvo conduciendo durante horas hasta que encontró lo que estaba buscando. Una pareja dentro de un coche frente a su casa. David se acercó y disparó. Ambos murieron casi instantáneamente. Berkowitz dejó una carta en el coche y se alejó. Para los investigadores, aquí cometió su primer error.

La prensa se enteró de la carta y entonces el asesino del calibre 44 pasó a convertirse en el hijo de Sam.

Días más tarde, envió de nuevo una carta a su vecino: Me doy cuenta de que no viviré en paz hasta que no termine con tu vida. Una semana más tarde, disparó y mató al perro de su vecino.

Un periódico intenta convencerlo para entregarse. El respondió con otra carta.

El siguiente crimen se produjo fuera de una de las discotecas de moda. Una pareja que se había conocido esa noche estaban charlando dentro del coche. David se acerco y apretó el gatillo. Disparó a ambos pero solo los hirió, no los mató.

La ciudad estaba aterrorizada. Berkowitz solo se controlaba para evitar se arrestado.

El 29 de julio de 1977 fue el aniversario del primer asesinato. Esperaban arrestarlo esa noche, pero no sucede nada.

El 31 de julio de 1977 se dirigió a Brooklyn, donde nunca había actuado. Dos jóvenes estaban dentro del coche, los vió como enamorados y se puso realmente furioso. Les disparó a la cabeza. El chico perdió un ojo y ella murió.

 

Las claves de su detención

Cuando realizó uno de los asesinatos, recibió una multa de tráfico por estacionar al lado de una boca de incendios. Una de las personas que lo había contratado en uno de los trabajos que realizó llamó a la policía para decir que le parecía sospechoso. El nombre de Berkowitz aparecía en ambas situaciones. Por último, una de sus cartas lo delata.

Su vecino va a la policía para decir que había estado recibiendo cartas amenazadoras y que este vecino había matado a su perro.

Un equipo de detectives vigiló la casa de Berkowitz vigiló su casa durante horas. Su coche estaba aparcado allí y se veía que tenía una pistola de grandes dimensiones en el asiento trasero. Finalmente David salió con una bolsa de papel y se subió al auto.

No presentó resistencia, solo decía “ya me atraparon”. La policía se lo llevó para interrogarlo. Confesó todos los asesinatos y dio detalles que solo el asesino podía conocer. También contó sobre un crimen sangriento que pensaba cometer esa misma noche. Tenía una ametralladora y tenía pensado entrar en una discoteca para disparar a todos.

David Berkowitz detenido

 

¿Por qué “El hijo de Sam”?

Esa noche David explicó por qué se hizo llamar el hijo de Sam. Le dijo a la policía que el demonio se estaba comunicando con él a través del perro de Sam (su vecino) y el consideraba que el animal era el hijo de Sam y según David, el perro le mandaba cometer asesinatos.

Durante 8 meses estuvo detenido en espera de una evaluación psicológica para ver si estaba mentalmente apto para ir a un juicio. En esta entrevista, David le da algunas explicaciones a un psiquiatra:

No tenía nada contra esas víctimas. ¿Quiénes eran para mí? Simplemente eran unas personas, no las odiaba ni estaba molesto con ellas.

¿Y por qué lo hiciste?

Sam lo hizo a través de mi. Él me usó, me obligó a hacerlo, disparé por él, por sangre.

Al principio, dos psiquiatras concluyen que David no está mentalmente apto para ir a juicio, pero un tercero determina que si David ha actuado por impulso no está demente.

 

La sentencia

David va a juicio. No le hace caso al abogado y en mayo de 1978 se declara culpable de todos los cargos presentados. Pide ser encerrado para siempre para no tener que volver a matar.

Sin embargo, semanas después mientras le leían la sentencia, se enfureció y rompió las correas de la camisa de fuerza. Se dio cuenta de que la madre de una de las víctimas estaba entre los presentes al juicio y empezó a gritar que su hija era una ramera. Y afirmó: “está bien, la mataría otra vez, los mataría a todos nuevamente.

Ella le respondió diciéndole desgraciado, mataste a mi hija, te vas a suicidar. Mas tarde David admitió que estaba fingiendo para convencer a la gente de que estaba poseído. Era un experto en mentir.

berkowitz juzgado daily news

El 13 junio de 1978 el juez quiere darle la pena de muerte. Sin embargo, es condenado a pasar 6 periodos consecutivos de 25 años cada uno. Es enviado a la famosa prisión Atica en el norte de NY.

En febrero de 1979 Berkowitz le anuncia al mundo de que el había inventado la historia del perro que hablaba. Explica que nunca ha oído voces y que no está loco. Ese mismo año casi muere apuñalado por otro recluso, pero se negó a delatar al atacante.

Luego en 1993 hace una nueva revelación que lo vuelve a colocar en los titulares de la prensa. Explicó que fue el culto quien lo había obligado a cometer aquellos crímenes. Había sido dirigido por un culto satánico para crear el caos en la ciudad de nueva york. Sostiene que solo disparó en 3 de los asesinatos y que en el resto había sido un simple cómplice.

Berkowitz dijo que se señaló culpable de todos los cargos para salirse del culto y proteger a su familia de una posible venganza. Los psicólogos forenses que había analizado el caso de David afirmaron que esta historia no era para nada creíble.

A finales de los 80, estando en prisión, se convirtió al cristianismo en forma fundamentalista. En lugar de llamarse el hijo de Sam, inició a llamarse el hijo de la esperanza. Dijo que con Dios empezó a descubrir el propósito de su vida, uno que nunca se había imaginado.

Basándose en su fe, David dice que ha llegado a la conclusión sobre lo que realmente lo motivó a cometer los asesinatos del hijo de Sam. Considera que estaba bajo la influencia del demonio desde que era niño y hasta que cometió esos asesinatos pero cuando estaba en prisión descubrió a Jesucristo y pudo ser capaz de liberarse de estas cadenas en particular.

 

David Berkowitz en la actualidad

Él sabe que el Estado nunca va a perdonarlo, sin embargo está seguro que Dios lo ha hecho y por eso él se ha perdonado.

David Berkowitz actualidad

En prisión, semanalmente recibe entre 10 y 15 cartas donde personas de todo el mundo les piden que los oriente.

El 9 de julio de 2002 se le negó la primera oportunidad de salir bajo libertad condicional luego de escribirle al gobernador que no lo pediría.

Es poco probable que David Berkowitz tenga esa oportunidad e irónicamente estar en la prisión es la única oportunidad para él de hacer algo bueno en el mundo.